19 julio 2008

4 comentarios:

Mart-ini dijo...

duele!!

Reality Bit dijo...

la herida es profunda siempre, pero el tiempo actúa como el mejor de los cauterizadores. por eso, no hay que agobiarse, sólo hay que esperar pacientemente...

AntWaters Daza dijo...

No es malo el dolor. "Sabe uno que está vivo". Igual lo más grave sea el saber, por cómo te duele, lo mucho que necesitas a esa otra persona, aunque sólo sea poco más que un dibujo viejo.

Hummm, pues yo traía otra canción. Una canción que fue compuesta para calmar su corazón, que ha calmado el mío y el de Jorge, y espero que algo hago por el tuyo.

No hay cornisa con zeta, ¡pero! hay azotea; ¡y donde hay azotea hay corniza!, así que... con menos a mí me vale, ya me conoces :)

"Con la mirada de sorpresa que ponía Charlot, yo alucinaba con la televisión. ¡Qué pena!

Con el deseo irrefrenable de que todo ardiera y como un gato subido a la zotea, por los tejados de Madrid quise escaparme yo.

Oh, Oh!!

Los pararrayos no sirven cuando hay tormenta dentro de mi cabeza".

Un alto antes de llegar a la parte reivindicativa para asomarme al café con leche y, ahora, para decir que oyendo el dragón rojo de Amaral, que me gusta más que el gato negro, no nos quedaba claro si decía "Por los tejados de Madrid quise escaparme de Dios..." o "quise escaparme yo". La cosa debería haberse resuelto con mirar el libreto, donde las letras, ¡pero!, aunque dice que dice "quise escaparme yo", ¡yo prefiero escuchar lo otro! :) porque, además, ¿cómo puedes escribir Madrid y no poner una "i" a lo que vayas a rimar... "de Dios", incluso "de mí"... pero "escaparme yo"¿?

Dicho esto, acabado el café con leche :P, continúa la canción tras el estribillo que me salto porque algo hay que dejar sin decir para que la escuches :) :) (aunque ya digo que dice algo de que es sólo una canción y por qué no jugar al billar con los planetas:)

"Tumbados los dos sobre el sillón, bajo el volumen de la televisión. ¡Qué pena, penita, pena!

Si sólo salen paparazzi sin conciencia, y el matador acaba la faena, con sangre sobre la arena.

No quiero entender por qué ahay que matar. A veces siento que soy un animal. Mejor sería largarnos a una isla desierta.

¡Es sólo una canción para calmar mi corazón...!"

Y - Mayra Gómez Kemp, ven a mí -, "hasta aquí puedo leer".

Vaya, acabo de caer en la cuenta de que la letra estará por la red y yo la he escrito de cabeza (por lo que no sé yo, no sé yo:)

Bueeeeeno, ¡y deja de escuchar esas canciones, que son como veneno cuando duele! ;)

Aaaaaah, y hay otra que me encanta del dragón rojo. Es "de carne y hueso". Vaaaamos, es muy poética, además de que creo que quien canta está muerta y feliz, porque, como viene a decir la canción, vinimos desnudos bajo el cielo y así nos marcharemos... y la vida seguirá girando, lo que es un alivio considerable.

Besos de torito en la arena

Olvido: :) :) La canción, la de la letra de cabeza, se llama... "es sólo una canción" :)

NaT dijo...

Después de la aspirina Mart-ini, parece que el dolor ha remitido, que pasar, no pasa del todo. Hay días que duele más y hay días que duele menos… tú también lo sabes ¿no?
Besotes

Sabes lo malo Bit? que te duela por otros, qué te duela lo de otros, que el dolor no sea tuyo si no de otros, que te sientas tan implicada que sea casi propio y que te tengas que callar, porque a veces hablar está de más… Sí, a veces el tiempo es lo mejor para que los dolores se curen.
Besos.


Y a ti Hormiguita, te contesto luego, que tu cometario-post he de analizarlo detenidamente