30 junio 2009

Palabras de verificación...

Hoy me ha hecho mucha gracia la verificación de la palabra, momento del día en algunos blog que odio, porque siempre la pongo mal, he de repetir y a veces pierdo el comentario… cosas que pasan supongo.
Entré en el blog de
RaKeL y me encontré esta palabra :) jajajo, ¡oye!, que ha sido tal el impacto que hasta se me ha olvidado dejarle mensaje. Lo siento niña, prometo pasar nuevamente y esta vez sí dejar un beso de hada para ti. Y nada más, que me apetecía poner esto. Me gusta tener a los amigos siempre presentes, siempre cerca a pesar de las distancias.




Un día de estos haré un post gráfico con todas las palabras raras verificadas.

26 junio 2009

25 junio 2009

Sonreir tampoco cuesta tanto...

Hay días en los cuales una se pone melancólica sin razones especiales, se entristece por razones más que obvias y termina alicaída por la impotencia de las cosas. Pero... como existe el blanco existe el negro y las contraposiciones son algo que también debe existir, hoy, ahora mismo, me encuentro con una sonrisa en la cara. No sé, de repente el día que parecía iba a ser como los renglones torcidos; apagado y gris, (como los últimos pasados) se ha transformado.
Y como no sólo de penas vive la mujer, me apetecía también contar que se puede sonreír repentinamente. Que puedo sonreír.


22 junio 2009

Hay que disfrutar...

Si la envidia fuera tiña... en este momento sería una tiñosa por no poder estar allí disfrutando del festejo adelantado, de los mojitos; que he oído como se estaban haciendo, del calor, aunque sea CALOR, en mayúsculas, pero sobre todo de VOSOTROS.
Disfrutad mucho, más siendo el día de descanso y por favor, que alguien se tome un mojito bien frío por mi.

18 junio 2009

Como en casa...

El domingo tuve una sensación rara pero que me es muy conocida. Cuando salíamos de Martos miraba el pueblo, la peña y a la Virgen de la Villa y me acució la misma conmoción aderezada con tristeza que se me instala en la boca del estómago cuando me voy de Liendo; ese sitio que hago mío cada vez que voy, donde la sensaciones son diferentes, al igual que el tiempo que pasas, las personas con quien estás, los momentos que vives y quedan reflejados no sólo en las fotos, también en ti.
Alejarse de Martos es como alejarse de Liendo.
La tristeza, aun sabiendo que vas a volver, suele acompañarte todo el camino y miras por la ventanilla hasta que en la última curva ves los tejados de las casas y los verdes prados en uno; las casas blancas y la imponente Peña en el otro. Puede uno pensar que no es comparable, pues uno en mi corazón tiene casi tantos años como yo, pero el otro en tan sólo un trienio de años se ha ganado un pedacito de él. Los kilómetros que nos separan a la capital solemos hacerlos en silencio, quizá es la tristeza que a mi al menos no
me deja hablar, porque como siempre, si das una vuelta más al grifo se sale de rosca y el agua no dejará de brotar. Siempre me viene a la memoria War cuando me contó la primera quedada con los del Pic y lo que lloraron en la despedida: la primera, la segunda, quizá incluso en la octava. Y es que cuando una se siente como en casa, se siente a gusto y rodeado de amigos, cuesta dejarlos atrás para volver a la rutina diaria. Una contiene casi la respiración y parpadea muy despacio viendo a Mart-ini fumando en el andén mientras espera que el autobús o el tren se alejen. Siempre dice que se va, que no se queda, pero ahí aguanta con su carita de pena, haciéndome aún más triste la despedida. Sí, esta vez hemos llorado menos; cada vez es menos, a parte de que su cabeza estaba en otras cosas y preocupado por su “suegra”. Yo aguanté ahí mientras me alejaba, con la mente completamente en blanco porque si me ponía a pensar en esos días, el calor, los caracoles, las risas, las conversaciones triviales y las no tan triviales, los chapuzones en la piscina, el momento zenn… se me saltarían las lágrimas. Es una buena cosa eso de poner la mente en blanco, no dejar entrar nada, pero sobre todo no dejar nada salir; nada, claro que yo no contaba con ver un toro de Osborne ahí en su pequeña loma. Entró de repente en mi retina y ya me tuve que poner las gafas de sol para disimular la rojez de los ojos.

GRACIAS a todos por eso, por hacerme sentir parte de ellos: Alvaro, Antonio, Chelo, Dani, Joaquin, Lupe, Miguel, Olga, Pili, Villa, Yolanda…

10 junio 2009

05 junio 2009

Tiempo cruel...

Ya sé que últimamente no hago más que quejarme ¿verdad? Creo que siempre he sido un poco conformista, pero todo tiene un límite… y es que me jode que mi tiempo no sea tan importante como el de los demás; como el tuyo.
Así que HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO (bueno, no me lo creo ni yo… pero no está mal ponerse propósitos, que por supuesto están para romperse)

Me da por pensar (sí, sí, siempre este maldito cerebro mío que se pone a trabajar sin mi consentimiento) que el que estemos juntos te agobia y/o te hace sentir incómodo, cuando antes no era así y podíamos mantener alguna que otra conversación seguida... Así que por mi parte cualquier tipo de manifestación cariñosa o amistosa se va a quedar en brazos cruzados. ¿Qué he hecho yo para que te alejes así? El roce hace el cariño, sólo es eso, NO HAY MÁS, sobretodo, no piense que hay algo más porque no lo hay.



Me canso de que mi tiempo como peón no sea igual al tuyo por CREERTE UN REY,
y al final, el peón y el rey acaban en la misma caja…

04 junio 2009

Hay días en que una...

... está así

Y necesita sobre todo algo de esto:
O de esto: