28 septiembre 2007

Si me quitas el plato, parece que ya he acabado de comer...

De momento dejo las fotos de las viandas del sábado 22 de septiembre, ¡¡¡memorable día!!!! que riquííííisimo todo

Por si nadie se ha fijado, esta bruta que suscribe, ha puesto bogaBante en vez de bogaVante



¿Uno puede estar comiendo más de 8 horas casi seguidas y no ponerse malo?
Pues sí, parece que es posible.
Verano de 2007. Propuesta: mariscada. Época: septiembre. Y yo que me apunto a un bombardeo con la consabida pereza que me da coger el bus para irme hasta el norte, la suplí sacándome el billete 4 días antes; ya teniéndolo era más difícil echarse atrás a no ser que fuera por causa mayor. Y como no tenía esa causa para allá que me fui. El viaje se me hizo eterno. Mikado me esperaba en la estación, de ahí al metro y llegada a Portu. Como agradezco que en Madrid no existan, aún, las redes de telefonía en el metro. Ya me imagino a todo el vagón hablando a las 8 de la mañana. Como se suele decir 40 gallegos, 40 conversaciones. Y que ningún gallego se ofenda, ehhh, que no van por ahí los tiros. Subidita, así, sí en cursiva, hasta casa de Mikado y de charla hasta las 3 de la mañana, entre jamón y jamón, queso y queso.
Sábado 22. Aguanté las ganas de levantar a Mikado con la cacerola, así que la llamé al móvil desde la cocina, jajajaja. Era un poco tarde, café con leche, ducha, limpiaparabrisas arreglado, gasolina y rumbo a Galizano. Pasado el túnel de Oriñón un policía nos hace reducir la velocidad, hay un accidente un poco más arriba. Un camión cisterna dirección Bilbao atraviesa la mediana, se lleva por delante a un monovolumen, para quedar tumbado luego en la mediana. Los bomberos echan espuma, afortunadamente esta vacío. De estar lleno la tragedia hubiera sido más. Vemos a uno de los ocupantes dentro de la ambulancia (al día siguiente los periódicos locales cuentan el accidente, a día de hoy espero que estén bien, porque el golpe pudo ser mortal, yo vi el coche a mi lado, como un acordeón y pensé que nadie podía haber salido vivo de aquello) Reanudamos la marcha, las dos calladas, impresionadas, yo con los pelos de punta, un accidente así te hace quedarte pegada al asiento, reducir la velocidad, confiar en que a ti no te pasará y cuando ves pasar a los coches delante de ti a más velocidad de la permitida, te das cuenta de por qué ocurren los accidentes.
Finalmente llegamos a Galizano. Tomás estaba ya en la terraza preparando la plancha. Saludos y un primer vistazo a todas las ricas viandas. ¡¡¡demasiado!!! Mientras se limpiaban los mejillones; algo de embutido y ventresca para picar y una cervecita. El pulpo ya estaba cortado para hacerlo a la gallega y dos patas para la plancha. Al final acabó todo en el fuego pues estaba increíble. Los bueyes fueron a las cazuelas, eran tan grandes que cada uno estaba en una; como si fuera una sauna particular. Se limpiaron los champiñones que Luis diligente puso a la plancha rellenos de salsa ali-oli. Exquisitos. Tomás preparó unos mejillones con tomate que estaban para chuparse los dedos y María unas almejas que estaban igual de buenas, aunque se quejara de que la salsa había quedado poco espesa. Las navajas se abrieron en un plisplas y con limoncito estaban de rechupete. Luego le toco el turno a las gambas que parecían langostinos, que a la plancha tienen además un sabor especial y a las cigalitas… mmmmmmmmmmmmmmmmm. No parábamos de chuparnos los dedos. Y aún nos quedan las lubinas, los bueyes y los bogabantes. Después del postre, unos rollitos de crema que se llamaban brazos de no sé que santo (es lo que tiene ser medio atea que una no se acuerda de los nombres) y quesada comprados en las monjas de Villaverde de Pontones que estaban deliciosos y el café. Nos fuimos a dar una vuelta por los acantilados, a ver a los surfistas que intentaban pillar olas y a comprar huevos. Al menos estuvimos unas dos horas sin comer ni beber. Yo me acerqué a la orilla para hacer fotos y claro; terminé empapándome. Todo sea por llevarme un pedacito del cantábrico. Ya había anochecido cuando llegamos de nuevo a casa. Luis se puso a preparar el txangurro, Mª Carmen y Tomás las lubinas, los demás pululábamos por la casa ayudando en lo que podíamos. Las peques de Miguel y Arantxa, cuyos nombres me es imposible recordar y ya no te digo escribir, se durmieron después de haber cenado algo y así ellos quedaron libres para poder comer tranquilamente..
El artista de la plancha lo dispuso todo y comenzó la matanza… nuestras caras eran dignas de verse, no pongo fotos que alguna me mata, pero ver ahí a los pobres bichos abiertos en canal, sazonados y puestos al fuego vivitos y colendo, tiene su aquel, su parte morbosa y quizá cruel. Piensa lo que te dolería a ti que te hicieran eso mismo… Alguno de los bogavantes resistió más de 5 minutos vivo, moviendo las pinzas y cola sobre la superficie caliente. Pero incluso a Mikado que se hizo amiga de uno de ellos, las lágrimas se le evaporaron en cuanto tuvo su medio animalejo en el plato. Se hicieron dos por turno y así cenamos, de cuatro en cuatro para reunirnos luego los ocho en trono a la mesa para seguir con las lubinas. Mira que a mi el pescado no me hace mucho chiste, pero estaban muy buenas. Y ya cuando por fin parecía que todo había acabado, que a mi no me quitaran el plato!!! quedaban las patas de los bueyes y el txangurro. Ahhhhh, que delicia. Como siempre que me como una nécora, me quedo la última porque me encanta buscarle toda la carne entre las patas y el cuerpo y el buey que es del mismoe stilo daba para mucho, estaba repelto de carne. Terminamos la cena con café algunos y comiendo turrón de trufa otros y nos fuimos despidiendo.
La vuelta a Portu fue una experiencia religiosa, yo pensé que Mikado besaría el suelo al llegar. A las tres de la mañana Santander-Bilbao unos bancos de niebla impresionantes, en los cuales sólo se ve un poco más allá del morro del coche, ponen tensa a cualquiera. Pero ahí estuvo Mikadin, serena y atenta, aunque tensa, muy tensa. Menos mal que aparcamos según llegamos. Charlamos un rato y nos fuimos a la cama.
El domingo tampoco madrugamos mucho, hacía sol y calor, todo el sol y calor que no había hecho el día anterior. Bajamos a ver el cementerio, que a mi me apetecía, María y Luis nos recogieron, comimos en un FresCo de Bilbao, dimos un paseo y nos sentamos en una terraza de camarera surrealista a esperar a Uno. No voy a contar lo de la camarera que me llevaría medio post y ya es bastante largo, pero de verdad que era para haberlo grabado y puesto en el YouTube.
Y ya a eso de las siete llegó la despedida y los adioses en la estación. A Uno lo despedimos un poquito antes, se iba a leer cerca del río, como un bohemio. La vuelta fue tranquila y esta vez no se me hizo pesada. Afortunadamente me pude estirar porque no llevaba compañero de asiento. Me alegro de haber ido, de olvidarme de la pereza y de haber compartido esas horas con vosotros.
Como hay que repartir las gracias, ahí van:
A Mª Carmen y Tomás por ofrecer su casa, ser unos anfitriones sin parangón y por ese despliegue de platos, fuentes y más platos.
A María y Luis por madrugar, ir a la compra, por estar siempre ahí, por las risas y a Luis sobre todo, porque sin él estas exquisiteces a la plancha no existirían.
A Mikado, por ofrecerme su casa, por su templanza al volante, por todas esas horas de charla, por llevarme al cementerio con lo poquito que le gustan esas cosas.
A Arantxa y Miguel, porque da gusto tener dos enanas a las que se las puede llevar a cualquier parte.
A Uno, por estar siempre dispuesto a aguantarme un rato cuando voy por allí, esté en el estado en el que este.

A todos GRACIAS !!!!!!
Esto hay que repetirlo.
Langostas y centollos
¡¡¡¡¡temblad que la próxima os toca a vosotros!!!!

25 septiembre 2007

Para Anónimo...



Desde esta mi casa virtual, agradecería mucho al Anónimo que me ha mandado unos 20 mensajes; primero, que no los repita hasta la saciedad y segundo, que se abstenga de enviarme esos comentarios en los que se pone en tela de juicio mi fe. No hace falta molestarse; porque FE no tengo. No al menos esa a la que tú te refieres y que quieres que abrace y en la cual he de buscar consuelo. Mucha gente lo hace y es respetable, yo los respeto; no lo entiendo, pero los respeto.
Si me encuentro sola, tengo ganas de llorar, reír o de recibir un abrazo, no va a ser Dios quien se me aparezca (precisamente a mi) para consolarme. Prefiero contar con mis amigos, mi familia, la gente que me rodea que son tangibles y me entenderán o no, pero sé que con sus fallos y sus virtudes (nadie, ni Dios, está exento de ellas) están ahí y con eso me basta. Me fallarán y yo los fallaré. Me enfadaré y se enfadarán. Pero si existen milagros, uno es el de poder contar con ellos, casi siempre, cuando los necesito.
Vale, puede que no me gane muchas simpatías con este post, pero es que querido Anónimo, no creo en Dios, al menos no en el dios que la iglesia se empeña en mostrarnos, no creo y no confío en tan magnífica institución y todo lo concerniente a ella. No, no puedo creer: ante la hipocresía de quien inculca el amor fraternal pero comulga el sexo con riesgos; a quienes infunden la caridad ante la pobreza y viste a sus sumos pontífices de oro y carmesí; a aquellos que deben respetar, más que otros, a los seres humanos y se ceban en los más débiles y desprotegidos; a quienes dan enseñanzas de vida en común, vida de pareja, matrimonio… cuando son célibes; a aquellos que basan su existencia en los mandamientos y ya fallan en el primero (Amarás [..] y al prójimo como a ti mismo).

En fin, Anónimo, que me voy a ganar el infierno, lo sé y la verdad es que no me importa.

21 septiembre 2007

Mañana, tumorrouuuu...

Pues sí, parece que el otoño ha llegado, o al menos eso dicen. El tiempo de hoy quizá corrobore ese primer paso hacia la estación de los amarillos, marrones y naranjas. El tiempo de morriña, de los corazones mustios y solitarios. De las gotas que apresuradas se persiguen por los cristales, a veces rozándose y a veces sin tocarse. Ese tiempo que a mi tanto me gusta. Mojarme, los relámpagos, las lágrimas, las hojas que crujen bajo los pies.
Qué mejor manera de empezar el otoño con una comilona mañana con los amigos, aunque llueva y no se pueda estar en el jardín.
Eso es lo que comeré, pero uno de verdad, prometo poner foto a mi vuelta de las viandas ¡¡¡las ricas y sabrosas viandas!!!
Si quieres saber lo que es, sólo ahs de imprimirlo, recortarlo y pegar las piezas ¿A que te apetece comerte uno de esos?
Lo único que siento es no estar en la Noche en Blanco, joooo, que hay un montón de actividades y un montonazo de cosas que y que ver; pero este año, parece que no toca.
A los que os quedáis, disfrutarla. A los que nunca han estado, que les guste. A los que repiten, ya saben donde están las aglomeraciones. Y espero que os llaméis unos a otros para veros todos juntos.
Ahhhhh, se me olvidaba, espero que alguien me cuente que han puesto en la Casa de América, que anoche me quedé con la intriga. (Cuento contigo Vulcano, que seguro que haces una estupenda crónica)
Besos en Blanco para todos/as

18 septiembre 2007

Juego 1...


El juego trata de convertir esta solitaria isla en un pedazo de tierra con toda la vorágine de una gran ciudad y con los recursos necesarios para la ¿humanidad? poniendo en orden los elementos abajo indicados. Después de un rato largoooooo largooooo y 16 intentos de combinaciones distintas con los 8 botones ¡¡¡lo he conseguido!!! creo que es el primer juego de este tipo que acabo sin desfallecer y aburrirme. Según vas poniendo cada elemento van apareciendo unas animaciones u otras y si el orden es el correcto, aparecerá el CONGRATULATIONS!! que dice que has acabado con éxito y que ya tienes tu isla particular
Así queda mejor explicado ¿verdad? :P

17 septiembre 2007

De capas y pelotas...


Dos de los hombres de hoy (el tercero no aparecerá en escena)
Uno de ficción y el otro real.
Los dos altos, quizá uno más que otro por eso de las cámaras y los efectos especiales.
Otro alto, por naturaleza.
Los dos luchando por una causa. Uno por la humanidad, por el amor; por su amor.
El otro por hacer un buen juego en equipo, por sumar una copa más a su plamarés, por no defraudar a todos aquellos que lo estaban mirando en esos momentos.
Ha sido una gran lucha, una dura lucha hasta el último momento. Sólo hay que ver las caras de derrota del equipo, cuando tenían el triunfo en sus manos. Sólo hay que ver la cara de Gasol tras finalizar el partido. Aún así, ya ha sido un triunfo llegar hasta la final. Ofrecernos la emoción de rozar el oro. Que no ha sido el mejor partido, es cierto. Pero habrá otros y no creo que los miles y miles de aficionados se hayan defraudado por ello.
La película no me ha disgustado, me ha gustado que hayan conservado la música original, esa que me sigue transportando a la niñez, a cuando llenaba la habitación de pósters del hombre que volaba en calzoncillos :P a esos momentos de magia que nos ofrecía el cine. Y que aunque la historia haya sido un poco increíble, también han mantenido el fotograma final: ese en el que el hombre de acero vuela alejandose de la tierra pasando al lado de la cámara. No me he fijado si sonrie a la cámara...
Y yo, fiel acérrima desde siempre de mi amado Christopher Reeve, el Supermán por excelencia, he de decir que este nuevo súper héroe me ha convencido en ocasiones y en ocasiones no. Me ha convencido su mirada en el momento del disparo de bala ¡qué ojos! No me ha convencido en lo blandito, cuando lo vapulean.
Pero claro, sin derrota no hay triunfo y eso también lo sabe el equipo español.

14 septiembre 2007

Levantando muros...

Para que me voy a molestar en las necedades.
Palabras que necesitas,
y no llegan
Ternuras acotadas.
Recuerdos olvidados.
Y damos tiempo a esas caricias,
de mano en mano,
mientras el ojo vago nos observa.
Retenme
como arena en un frasco.
Como castillo alado.
Como refugio de tempestades.
Óyeme pero sólo cuando yo quiera.
Escúchame ayer.
Atiéndeme mañana.
Siempre ahí.
Sin alas.
Sin cielo.
¿Y quien me oye a mi
Intentando tirar abajo los muros?


12 septiembre 2007

Un vacío...

Como duele el dolor de no sentir nada.
Renunciando a escapar de las ataduras.
Tomemos ese tren de vías anchas.
Naveguemos rumbo a otras lunas,
ante la imposibilidad de sangrar en esta tierra.
Vamos a ponernos a salvo.
A poner los pies en el abismo.
Tristeza en el estómago.
Silencio.
La mirada perdida.
Desnuda el alma
de crisálidas dormidas.
Déjame aclamar tu pena,
resignada.
Ciérrame las puertas.
Trece veces trece.
Dos veces dos.
Así somos.
Así.
Tú. Yo.

11 septiembre 2007

Libro 5...

Se dejaba llevar por la vida, vagaba hacia donde ésta lo condujera, sin ofrecer resistencia. Hacía tiempo que sabía que la resistencia causaba dolor.

La soledad era lo único que había conocido; así pues, podía soportarla. Pero, tras haber experimentado la camaradería, el regreso a la soledad sería doloroso, devastador.

La mayoría de la gente cree que la muerte es el final de la vida, pero nosotros sabemos que es diferente, ¿no? La muete no es el final. Es el centro. Es el centro de la vida. Todas las demás cosas giran en torno a ella. La muerte no es lo más importante de la vida, lo más interesante, lo más misteriosos, lo más excitante que existe.

Llegará un día en que no querrás hacer algo que sea importante para mi, y lo harás sólo porque somos amigos.

Pensó que parecían los ojos de un vampiro: vidriosos, rojos, violentos, dos ventanas en un alma corrompida por la repetida satisfacción de deseos antinaturales.

No puedes confiar en casi nadie, hasta la gente a la que se supone que caes bien se puede volver contra ti antes de lo que te imaginas. Y hasta los amigos. Los que dicen que te quieren son los peores, los más peligrosos, de ellos te puedes fiar menos que nadie. Los que te dicen que te quieren te harán daño en cuanto se les presente la ocasión. Tienes que recordar siempre que sólo están esperando la oportunidad para atraparte. El amor es una trampa, una tapadera, un modo de pillarte desprevenido. No bajes la guardia. Jamás.

Tuvo la sensación de que aquel era un lugar del que debía mantenerse apartado a partir de aquel mismo momento, un lugar del que debía mantenerse apartado para siempre. Lo supo instintivamente, en un nivel profundamente animal.

Los adultos no temen a la oscuridad. Trató de caminar en la oscuridad, sin embargo, al igual que una marioneta gigante, necesitaba cuerdas de valor para conseguir actuar como un héroe, pero dentro de sí sólo pudo encontrar un hilo muy fino de valentía.

Se conocía muy bien. Simplemente, en su interior carecía del poder o de la voluntad para cambiar. Ese fue uno de esos momentos grises y demasiado frecuentes en que sentía desprecio de sí mismo.

Estaba temblando de forma totalmente descontrolada, de rabia y de miedo. Santía también otra cosa, algo oscuro y devastador, algo inquietante que la rabia, algo más extenuante que el miedo, algo más terrible, algo semejante a una tremenda soledad, pero muchísimo peor que la soledad. Tenía la sospecha..., no, la certeza... de que lo habían abandonado, olvidado, y que a nadie en el mundo le importaba ni jamás le importaría descubrir cómo era él en realidad y qué sueños tenía.
No le gusta que la gente llegue tarde. Dice que la falta de puntualidad es algo propio de personas egoístas y descuidadas.

¿Cuándo había sido diferente? En el pasado, cuando el mundo le parecía demasiado duro y dificil de aguantar, se limitaba a aislarse de él. Su habitación era un santuario, un hospital, un monasterio: lo curaba y le hacía sentir que él formaba parte de algo mucho más importante y mejor que la vida cotidiana. Estaba lleno de magia. Era su refugio y su escenario, el lugar donde podía ocultarse, tanto del mundo como de si mismo. Era un lugar para llorar, su iglesia y su laboratorio. El almacén de sus sueños.

Se encontraba deprimido; y, sin embargo, era conciente de un poder nuevo y desconocido que empezaba a brillar en su interior. No había llorado, y eso lo llenaba de orgullo. En aquel momento no existía en él lugar para las lágrimas; lo saturaba la necesidad de venganza.

07 septiembre 2007

Cumpleaños 15...

Creo que es diferente, si no contamos en lo físico a su hermano, a cuantos haya conocido. Y menos mal, porque no sé si el mundo está preparado para el terremoto que serían dos Javieres Herce.
Exceptuando a mi sobrino, que es un manojo de nervios, creo que no me he cruzado nunca con alguien tan inquieto, con tantas ganas de hacer cosas: escribir, dirigir, actuar, pasear, hablar, fotografiar… nunca me habían hecho tantas fotos como ahora que lo conozco, es peor que yo con la cámara y también mucho mejor.
Loco y divertido, cariñoso y serio, adicto a la coca-cola light y a sus amigos, trabajador incansable acosado de insomnio. Fans incondicional de Madonna. De pensamientos y pasos rápidos no conoce la calma ni aún cuando le hacen daño

Lo que empezó como un encuentro casual, se ha convertido en hablar un día si y otro también (aunque ahora estemos un poquito más despegados), en preocuparme por como está, en regañarle cuando veo que bajo mi punto de vista está haciendo las cosas mal o que se está dejando arrastrar de nuevo por aquello que le hace daño. Porque eso sí; buena persona, es buenísimo, algunos dirían que es tan bueno que es tonto, pero es que lo que le pierde es ser un cabezota y el querer darle una razón a todo, cuando a veces es mejor no razonar, a veces la ignorancia nos hace libres. Pero yo le entiendo, no intento convencerlo (bueno,a veces sólo un poquito, pero porque no me gusta verle sufrir), sólo aportarle otra visión para que la tenga en cuenta. Si algo he aprendido a base de verle y escucharle, es que cuando toma una decisión no hay marcha atrás, va hasta el final con todas sus consecuencias.
Admiro su fortaleza para echar para delante y dejarse amilanar lo mínimo, su capacidad para retener en ese corazón que tiene, dudas y dolores, excesos y carencias, alegrías y disparates y un amor inmenso por la gente a la que quiere. No sabía yo cuando lo conocí hace ya más de un año que iba a convertirse en alguien importante, que me iba a hacer partícipe poco a poco de sus sueños, de sus temores, de su pasado, de sus alegrías y triunfos… de su vida.

Estoy feliz porque él me ha admitido entre sus amigos, estoy contenta por tenerle entre los míos; por estar hoy con él en pensamiento, en poder estar mañana con él en persona y poder achucharlo un poco. Espero que este sea el primero de los cumpleaños que pasemos juntos, aquí, en la que será a partir de ahora tu ciudad. Hoy no sólo cumples años, hoy se cumple un sueño, tú sueño, el primero de todos los que estás persiguiendo y espero poder seguir compartiéndolos contigo.
¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!
con todo mi cariño

06 septiembre 2007

Cumpleaños 14...

No me he podido resistir a poner sólo una foto de esta beldad eterna esculpida a pulso; mitad amor, mitad leyenda, mitad ingenuidad, mitad humanidad, así que he puesto 4 (las que más me han gustado de las miles y miles que hay por la red), cada una igual pero distinta.

Así, igual que este Antinoo cincelado, es nuestro Antinoo particular, con la misma serenidad que nos transmite el efebo marmóreo, con unos ojos vivarachos, risueños y atentos que no paran de aprender de todo lo que le rodea. Absorbiendo cual efigie muda la luz y las palabras de quienes están a su lado e irradiando una fascinación absoluta en cada pliegue de su voz y en los gestos que, en sus manos, se hacen suaves y calmosos. Uno también aprende a su lado a sosegarse, a escuchar el silencio, a no necesitar palabras para sentir la compañía y si su cara se ilumina con una de sus sonrisas, no podrás dejarte de sentir encandilado, igual que cuando contemplas la boca perfilada de las estatuas tan hermosas que llenan museos y palacios.

A veces también explota, porque es inevitable y porque afortunadamente, este Antinoo tan especial no es de mármol, ni está en un museo, si no que es de carne y hueso y está en mi vida. Es humano, quizá más humano de lo que cuenta la leyenda que fue aquel Antinoo de antaño.

04 septiembre 2007

Un largo fin de semana...

video

Echaba de menos el mar y este fin de semana no sólo lo he visto y disfrutado, también me he bañado y me ha dado un poquito el sol. Realmente da lo mismo donde esté una, lo importante es estar con gente a la que quieres y este fin de semana no he podido pedir más: Chico Sano, Capulla, Norte, MrPiedra, Merka y Mart-ini.

Fue bonito ver la cara de Chico Sano que no nos esperaba allí, a Capulla (y a sus padres) gracias como siempre por acogernos tan amablemente. Gracias a MrPiedra por tener la idea de ir, a Norte por conducir incansablemente, por su paciencia y por llevarme a Jaén. Gracias a Merka por preparar la cena y a mi niño Mart-ini por su cariño; que siempre está ahí, por los abrazos, por la carilla que puso al verme "inesperadamente", eso bien vale los kilómetros y el calor.

Ojalá todos los fines de semana fueran así, ojalá todos los fines de semana se pudiera estar con esa gente a la que se adora y están lejos. Ya habrá más fines de semana y menos ausencias.

03 septiembre 2007

Calendario septiembre...

Si alguna cita inenudible me falta, no tienes más que decirlo, porque me da la sensación que se me olvida algo importante.