18 junio 2007

ZARAGOZA HERCE...

Zaragoza sólo esta a una hora y veintiún minutos (en el AVE claro). Las distancias dejan de existir para estar con las personas con las que quieres estar. Así ha sido el miércoles y el jueves. Zaragoza estaba a 35 grados, y yo aguantando el calor perdida por las calles mañas al haberme dejado el plano en casa. Pero lo bueno que tengo, creo, es que me oriento bien, así que tomé mi mochila y me enfrenté a esos 35 grados para llegar hecha un charquito a la plaza del Pilar, donde me senté a beberme de un solo trago una cocacola fresquita. La plaza es impresionante, cierto es que han mezclado pasado y presente, argamasa y mármol, lo antiguo con lo nuevo, el agua con el calor sofocante. Pero es extraordinaria vista de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Voluptuosa, majestuosa, imponente aun con su ausencia de árboles. Porque el agua de las fuentes, aunque refresca (y más si se meten los pies en ellas) no es suficiente para apartar el sol que da de pleno a las 3 de la tarde, a las 4 de la tarde, a las 5 de la tarde… Busqué un alojamiento donde pasar la noche, me duche para refrescarme y volví a salir al calor de la calle para en cuanto toqué el suelo adoquinado refugiarme dentro de la basílica. Lo primero los ojos haciéndose a la oscuridad mientras se oía una voz. Uyy, había misa, así que de puntillas me fui al lado más alejado, para ver como los restauradores trabajaban en el cielo de las bóvedas y luego me entretuve en leer como había sido la restauración… añoré en un momento mis años de facultad y mi frustración ante la química. Y así pasó la tarde, esperando que las campanas dieran las seis. Y me dieron las seis, y las seis y cuarto y las seis y media y las siete menos cuarto y las siete… Al final sonó el móvil, J. H. y compañía habían llegado. Le vi allí, a lo lejos, saltando como un loco en medio de la plaza, jajaja, como es él, no podía ser de otra manera. Conocí a los amigos que estaban allí y por fin ¡¡¡Al hermanísimo!!! Que he de decir que me cayó bien al instante :P De ahí a montar la exposición. Una foto por aquí, otra por allá, esas no quedan bien tan juntas, esa un poco más alta, yo no llego súbete tú, esta la firmo, separa más, junta más y todo aquello ente risas, tijeras, cervezas, humo y mucho mucho calor. (falta foto, se me olvidó traerla) Un pequeño piscolabis, la gente empezó a sentarse, hubo que poner al final más sillas y tras la presentación de J. H. pusieron Terror Drag. Me gustó mucho más esta segunda vez que la primera que la vi y si esta es una locura colectiva, Terror Drag 2, que se proyectó después (que primicia y honor haber estado presente) es una paranoia. Cuando salimos del local era muy tarde, la verdad es que todo se había alargado demasiado, así que en el único sitio donde nos podrían dar de cenar a 11 personas era un chino, allí que nos fuimos, y allí que nos dejaron entrar, acomodándonos en una mesa redonda con un plato central giratorio al que le dimos trabajo durante toda la noche. Quien más, Pablo, que es un poco trasto; debe de llevarlo en los genes, jajaja, hasta que Ana lo regañó y dejó de hacerlo rodar. Terminada la cena despedidas de unos y de otros, ya que César/Carola se quedaba en Zaragoza con Cryts (creo que se escribe así) y otros amigos. Nosotros 4 fuimos andando hasta la plaza, me hice una foto rodeada de los Herce (aqui debería ir la foto, pero sin consentimiento no la pongo) y me despedí ya que ellos tenían un largo camino y yo sólo tenía que cruzar la calle. Me lo pasé fenomenal, me reí muchísimo, respiré otro ambiente (que lo encesitaba) y compartí buenos momentos a parte de calores. Con Javier (el otro) que fue nuestra salvación para colgar las fotos en los techos altos se me saltaban las lágrimas en las tomas falsas de Terror Drag 2, nos dolía hasta la tripa. Juan a pesar de esa fachada de macarrilla, me pareció muy simpático y tierno (las cosas como son) Ana… Ana es ¡¡¡¡GENIAL!!!! Así, en mayúsculas. Lo que me pude reír también con ella, yo cuando sea mayor quiero ser así. Y del hermanísimo que decir… me encantó.


Mañana segunda parte con mi pequeñajo Naxo al que por fin pude ver y abrazar. Pero ahora me voy corriendo que sí, que he quedado con J.H. que está de nuevo en Madrid y también necesita que lo achuchen un poco... alláaaaaa voyyyyyyy

2 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

hija, qué bien te lo pasas... Te llamo ahora y quizá me una, que aquí el panorama en casa está al final muy aburrido. Así me entero mejor de los detalles.

besos.

Mart-ini dijo...

yo como se parte....