06 junio 2007

Cumpleaños 11...

VOLCÁN DE CHOCOLATE
Una explosión de amor…
Este postre tibio recibe una cocción muy corta.
Encierra en su interior un corazón de chocolate que se derrite al abrirlo. Una delicia romántica.

Ingredientes:
1 cerebro siempre en movimiento
2 enormes brazos para abarcarte entera/o
1 sonrisa de niño robada
2 ojos vivarachos
1 altura que le hace único
2 piernas para ir donde quiera
1 corazón enorme
2 orejas para escucharte
1 pizquita de rebeldía
2 cucharadas de cariño
1 rama de mala leche
2 golpes de ternura

Preparación:
Imprescindible sorprenderle con algo que llame su atención, aunque siempre estará dispuesto a descubrir por si mismo ese secreto por el cual se fijó en ti. A la larga puede abandonar su búsqueda para centrarse en otra llamada que sus ojos reclamen. Esos ojos que lo miran todo y lo observan todo, ansiosos de analizar, descomponer y resquebrajar la superficie de las cosas, de las personas, de ese amanecer que rellena el alma, como un niño pequeño destrozando el tambor que tenía de pequeño para averiguar porqué razón suena.
Su curiosidad, sus ansias de aprender le han llevado a recorrer infinitos caminos y de cada uno, de cada persona encontrada en ellos, de cada vivencia ha sacado una cicatriz, una marca que hace de ese evento algo único. Unas han hecho más daño, otras las sigue recordando con una sonrisa y en ocasiones, hace a los de su alrededor partícipes de toda esa alegría que desborda y que se le escapa por la comisura de los labios y vuela desde sus dedos cuando escribe y comparte. Sus brazos son un refugio, blandito y sincero, enorme y cariñoso. Allí uno se encuentra a gusto, feliz, incansable al oírle respirar. Cuando apoya la mano en su barbilla y sus ojos se pierden más allá, en un mundo que sólo él conoce, donde los demás no llegan y donde se pierde, para luego volver más radiante, más dicharachero.
Se esponja con la música que llega a su corazón, con las imágenes que salen de una pantalla grande o pequeña. Se estremece cuando ve a la gente por la calle, cuando un roce casi imperceptible de una mirada se posa en la suya y ya crea una historia.
Se hace así mismo con el calor que recibe ya sea en forma de palabras, de caricias, de ese cariño que no se le puede negar y aunque a veces se queme en su propia pasión hacia quienes le rodean sabe enfriarse tras meditar en su propia sangre, en su propia vida, en esa ternura que termina por ofrecer a dos manos y que hacen de él, ser increíblemente acojedor, asombrosamente versátil, bellamente HUMANO.

¡¡¡FELICIDADES MI NIÑO GRANDE!!!
Ahí va mi vídeo, porque dentro de ti sigue existiendo un niño con corazón de hombre y un hombre con corazón de niño y por eso es tan fácil quererte como te quiero.

4 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Últimamente el horno anda un poco apagado... Pero mirando bien los ingredientes (qué generosa eres, mi niña) creo que necesitamos hacerlo más a menudo... hornear y hornear, hasta conseguir esa masa deliciosa, y que al abrazar un poquito, salga ese chocolate riquísimo por entre las grietas del cariño.
En estos meses veo que me has conocido muy bien. Y lo digo más que por las cosas bonitas que me diriges (me abrumas, muchas gracias), por esas pinceladas de mi lado B, de mi lado difícil. Bueno, que que más o menos todos tenemos, pero quizá así al principio es más difícil de aprehender, no??? Y yo pienso, sin embargo, que los que más te quieres son los que pueden ser más conscientes de ese lado también... Un regalo precioso, nat, de los más bonitos que podía haber imaginado... Si es que tú cuando te pones con la palabra....
gracias por quererme así, sin condiciones... ya sabes que yo también te quiero muchísimo, aunque a veces sea más esquivo... Hasta te tengo en mi plan de descuento del móvil... (y eso que nunca lo oyes, jajajajaja)
Gracias (lo he dicho ya???) Mi niña... ahora cuando te vea, tengo que darte el abrazo maaaaas grande del mundo, prometido.
Esa canción era la que yo prefería siempre para mi cumple, sabes (esas cosas de ser diferente y tal... pero es que en nuestra época era lo que se cantaba, a qué sí???) Bueno, esa y "las mañanitas del rey david" que era la que me cantaba siempre mi madre...
Mil besos.

Capulla dijo...

oooh!! Miliki qué pequeñajo lo han hecho!

pues muchas Felicidades para vulcanito! Que por lo que dices es muy grande (y no solo por fuera). Yo solo conozco una pequeña parte... sensible, risueña, avispada, cariñosa... humm! :)

un besito para ambos!

luigi dijo...

¿Me dejas rebañar el cacharro donde lo hayas preparado? Andaaaaa. Compartelo conmigo... Un beso guapa!

EFESOR dijo...

y que cumpla muchos mas y que yo este cerquita en otras ocasiones... me retiro un poco.