08 febrero 2008


SI VAS A DARME BOLETO

NO ME LO DES CON RENCOR

QUE LA SOBERBIA ES COBARDE

SI PUEDE ALCANZARTE

Y MATAR A TRAICIÓN

Puede ocurrir que nos alcance la desdicha en el momento menos esperado, que las olas alcancen nuestros castillos de arena encontrandonos desprevenidos y se derrumbe el asfalto bajo nuestros pies. Quizá sintamos que el aire se nos escapa, que nos ahogamos viendo como se nos escurren entre los dedos las aguas retenidas en una ilusión durante tanto tiempo, y el reflejo del espejo ya no nos muestra la cara amable de nuestra persona, y si un mar de lágrimas, que como un torrente se nos escapa. Sentimos que miles de agujas se nos clavan desde el pecho de nuestra desdicha hasta el alma contenida en pequeñas palabras y en gestos que hicimos nuestros. Las piernas no responden, la cabeza se embota y decidimos que tampoco alimentaremos el cuerpo ni con nubes, ni con cielos y nos preguntamos porqué el arcoiris no sale cuando lo necesitamos; giro imprevisto de la oscuridad que se cierne en nuestros huesos que ni pueden apartar las tinieblas. Se sume la vida en un huracán, en un torrente, en un volcán de sentimientos rotos, de odios impredecibles, de guerras internas y no quedan palabras para nada, ni ilusiones, ni magia... no queda nada más que la amarga derrota del tiempo perdido, de los sueños partidos que se queman como astillas en la hoguera del desengaño.... y la traición.

5 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Tormentas del espíritu. Noche del alama... como ellas, pasan, pasan siempre, y tú lo sabes. El sol te espera en cuanquier esquina, saldrá cuando menos lo esperes...

Un abrazo muy fuerte, Natalia.

Argax dijo...

Como dice vulcano, a ir tirando y cuando menos te lo esperes un sol amable te iluminará la cara y volverás a tener ganas de reirte a carcajadas.

Un besazo.

Uno dijo...

Ya me ha llegado. Eres un solete. Que emotiva la nota ¡Por Dios!

Un besazo enorrrme.

;-P

Pasajero dijo...

Todavía podrás construir un nuevo castillo mañana, todavía podrás tomar un nuevo tren, crecerán nuevas ilusiones.

XXX

Mart-ini dijo...

un beso