16 julio 2007

He desafiado a las leyes.
Me he disputado tu carne con los perros rabiosos
y he desposeído a la luna del derecho de acariciarte,
porque soy yo quien quiere robar tus sueños,
beber tu aliento,
ser tu pupila y refugio de tu cuerpo.
Sábanas que te cobijan,
que me abrigan a tu torso,
que se enredan en tus piernas,
en tu sexo,
en mi deseo.
De ellas quedaron jirones,
blanco frío
tálamo hecho talud,
amanecer de sol embustero.
Lucho contracorriente,
para ser arrastrada bajo el peso
Imperceptible de la fuerza.
Deje marcas de uñas en tu espalda;
posesión que creí mía,
y sólo guardé gotas de tu sangre
como éter de tu presencia.

2 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

no te quejes de falta de inspiración... ni de insuficiente pasión en tus palabras... sólo recuerda que te comprendo, que te comprendo tan bien...

besos.

Mart-ini dijo...

muack!

(Poniendome al día)