13 marzo 2007

Libro 3...

-Espero que tengas un preservativo.
-¿Un preservativo? -Preguntó como si nunca hubiera oído esa palabra. Kate estaba preocupada por las enfermedades venéreas de hoy en día-. Ah, no te preocupes. Las enfermedades no pueden sobrevivir en mi cuerpo.
-¿Y acaso los vampiros no tienen semen?
Entonces comprendió ¿Semen? Sexo. Bebés. ¡Ah!- miro desesperadamente alrededor. No tenía preservativos. No usaba y las enfermedades no eran un problema para él. Los embarazos no le preocupaban. Era raro que un ser humano y uno de ellos lograran tener un bebé.
-Eh, un momentito. Sólo…eh…-Echó a un lado la sabana y saltó de la cama. Buscó en los bolsillos de los pantalones, encontró la cartera- Sólo tengo que…eh… un momentito.
-No pensarás ir a comprar unos ¿no? ¡Estas desnudo!
-No. No, es que... un momentito.
Corrió hasta el teléfono, alzo el auricular y marcó el número de recepción-
-Recepción buenos días- cantó una voz alegre y femenina -. ¿En que puedo ayudarle?
-Preservativos-soltó
-¿Cómo ha dicho señor?
-Preservativos, necesito preservativo-. Ladró Lucern
-Ya veo señor. -La alegría de la voz se desvaneció-. ¿De qué tamaño?
-¿Tamaño? -¿Tenían tamaños? Lucern se miró hacia abajo-. Grande.
-Sí, señor. Siempre son grandes –repuso secamente la voz-. Las opciones son: ajustable, regular, large o extra large.
Lucern volvió a mirarse. Parecía más pequeño que hace unos segundos antes. Su erección empezaba a disminuir. Decidió renunciar al extra large.
-Large
-¿Luc, qué haces?
Se volvió y vio a Kate en la puerta desnuda mirándole nerviosa. Olía tan bien, como para comérsela. Esa idea le trajo otras: lamer y chupar todo su cuerpo
-Que sea extra large.
-¿Extra large que? Lucern ¿Qué haces?- Kate sonaba irritada.
-Un momentito -ladró al teléfono. Se acercó a Kate –voy ya mismo, vuelve a la cama. Se te ha puesto la piel de gallina. Se le había puesto por todas partes, en los brazos en los senos… a lo mejor el extra large no serría suficiente. La orientó hacia la cama –Ya mismo, te lo prometo.
Volvió al telefono
-¿Hola?
-Sí, señor- se notaba que la mujer estaba cansada de esperar-. Ahora, ¿Qué paquete desea? Tenemos de seis, de doce, de veinticuatro y de treinta y seis
-Seis doce veinticuatro y treinta y seis –repitió Lucern. Aquello era como una especie de prueba.
-¿Señor?
-Todos –dijo finalmente. Cuantos más mejor.
-¿Lubricados o sin lubricar?
-Ay –Lucern se atoró en el auricular
-Muy bien. Lubricados –dijo la mujer-. Ahora… ¿quiere que sean: para el placer de la mujer, elásticos, ultra-ajustables, extra fuertes, máximo pacer, sensación compartida, texturizados, sensibles, ultra delgados, mágnum, placer extendido o mágnum extra? –Sonaba como si se lo estuviera pasando estupendamente.
Él no lo estaba pasando nada bien. Se miro hacia abajo para ver que el bombardeo de preguntas definitivamente había afectado a su erección. Era una imagen triste. Sollozó.
-Le enviaré un surtido, ¿le parece? No tardará más de media hora. Que tenga un buen día señor.


--------
Los humanos eran tan poco fiables en ese sentido. Siempre se morían cuando uno acababa de entrenarlos.

Estaba desesperada, y las personas desesperadas eran exageradamente persistentes e impredecibles.

La edad debería venir acompañada de algo de sabiduria. Parece que los hombres siguen siendo unos torpes emocionalmente, sin importar cuánto tiempo vivan.

El verdadero talento no necesita exhibición.

Siempre era la mujer la que padecía el desprecio y la humillación mientras que al hombre se le compadecía o se le alababa.

Había vivido cientos de años y sin duda viviría muchos más; eso pocos días eran apenas un granito de arena en la playa de su vida.

Una vez de niña le había peguntado a su madre cómo sabría que estaba enamorada. Su madre le había dicho que lo sabría cuando se sintiera capaz de dejar el chocolate para siempre con tal de estar con esa persona incluso sólo una hora. Ella era una fiel adicta al chocolate sin remedio, decició entonces que nunca se enamoraría. Estaba segura de que no valía la pena dejar el chocolate por ningún hombre.

Y por muy doloroso que le resultara admitirlo, sospechaba que no era más que una comida agradable para él.

No puedo luchar por ella. No hay nada contra lo que combatir. Ningún demonio al que aniquilar.
Ganarse la atención de una mujer matando sus demonios sólo la hace dependiente. Eso no es amor, por eso nunca te has quedado con la chica. Ella no necesita que mates a sus demonios, aunque es mu probable que agradezca tu ayuda de vez en cuando.

5 comentarios:

J. H. dijo...

Tienes un libro pendiente del que hablar, jejejeejej.

mrpiedra dijo...

buenos dias. hoy hace sol, temperatura agradable, unos trabjando y otros non XD jajaja (pobre por uno que yo me se que lo esta pasando un poco mal :( )

¿y tu que tal? este fin de semana tampoco nos veremos(creo).

salu2

manosdetrapo dijo...

Me apuntaré este libro...tiene buena pinta...

Vulcano Lover dijo...

jajaajjaajaja... hay que ver qué cosas lees... jejeje, mejor no te cuento lo que leo yo :-P
Estamos desconectados últimamente, niña... a ver si nos ponemos al día.

Besos, a montones.

NaT dijo...

Lo se J.H. te lo debo desde hace tiempo :S sorry. Este año querái poner aqui los libros que me leo y las notas que saco de ellos, el tuyo será una excepción. Muy prontito.
Espero que estés mucho más animadillo
Un beso enorme.

Asi que hoy andas ocioso no MrPiedra? joe, como viven algunos, al otro... pues mucho ánimos y tú dale masajillos.
Yo bien, con mucho curro, no como otros. Por lo demás... creo que me buscaré otros amigos :P
Besos de piedra a piedra

Manosdetrapo :D que nombre más chulo, me gusta. El libro no deja de ser una novela romántica. Me reí mucho con ese trozo, me imaginaba al pobre vampiro al telefono, jajajaja. Creo que hay 2 partes más.
Saludos!!! y si lo lees que te guste, ya nos contarás.

Ya sé que tu lees cosas muuucho peores Vulcanito, jejejeje. Ayyy, si es que el trabajo me sale por las orejas, mi mesa lleva días como en la foto de días pasados, no se me van los papeles ni a tiros.
Espero que si, que me cuentes que tal todo y a ver si nos vemos.
Besillos varios y abracitos de eos ;)