26 agosto 2006

Hablemos del amor....

No sé hoy porque me ha dado por esto la verdad, será porque hoy me dijo Vulcano que me iba a poner música para animarme. Ofrecimiento agradecido y he estado cotilleando en el Tube, viendo el video de dos canciones que andaba buscando desde hace tiempo y que ya pondré. Sé que si cuento esto voy a perder puntos; como en el carné de conducir... pero la verdad es que me da igual, porque he ido de una canción a otra y he acabado en esa que pongo, que para mi tiene un significado y unos recuerdos.

Siempre me ha gustado la voz de Raphael y de joven me parecía un chico bastante agraciado y con una sonrisa preciosa y embaucadora. Una pena que se haya dejado llevar por ese instinto de divo intocable; por, para mi, llegar a ser una caricatura de si mismo (como tantos otros, y algunos peores hay...) y mantener una distancia entre su ficción y su realidad. Al fin y al cabo, actores y cantantes terminan por vivir en una sola, demasiadas vidas, cosa que otros simples mortales deberíamos admirar.

De pequeña, cuando no podía comprarme los singles y ya no digamos LP’s, me dedicaba, cuando ponían canciones en la tele que me gustaban, a grabarlas con un casette pequeño y rojo pegado al televisor y mandando callar a quienes estaban en la habitación y no siempre consiguiéndolo. Así conservo la voz de mi abuela abriendo la puerta del cuarto de estar y llamándome y un montón de cintas más en una caja acumulando polvo y recuerdos de años.

Luego llegó el vídeo y la posibilidad de grabar películas, enteras o sólo los trozos dónde, en este caso, cantaba Raphael. Y sí, he de confesar que lo he seguido haciendo. Igual que se graban los clips musicales, yo grababa las partes musicales que me gustaban de las películas.

Y en estos tiempos que corren existe You Tube, que nos proporciona en un segundo, revivir momentos; siempre y cuando alguien haya tenido la gentileza de subir ese pequeño extracto de su vida o sus recuerdos para compartirlos con todos.



Y este es mi recuerdo:
Sábado 12 de julio de 1997. Estaba programada la película Al ponerse el sol para después de comer y yo me había armado con una cinta virgen para grabar a Raphael.
Ese no era un fin de semana cualquiera, toda España estaba en vilo desde hacía casi 48 horas. El corazón en un puño. El alma amortajada para lo peor, pero siempre con un halo de esperanza. Miles de bocas calladas guardando un silencio extremo. Miles de ojos pendientes del reloj y de una hora concreta: las cuatro de la tarde. Esa era la hora en la cual una nación entera respiraría aliviada o llorarían como si fuera un solo par de ojos.
Y derramamos lágrimas.

Raphael entonaba la primera estrofa deHablemos del amor, inocente a lo que ocurría fuera de su mundo de celuloide, ajeno al dolor, indiferente ante sus espectadores. Fue su canto cortado sin piedad, sobrecogiendo a todos, pues era el momento esperado. Supongo que miles de manos se agarraron en ese mismo instante para darse confianza, valor. Que millones de pulmones dejaron de respirar durante una fracción de segundo. A Raphael se le quebró la voz dando paso a un estudio de televisión.

Pasaban unos minutos de las cuatro de la tarde y Miguel Ángel Blanco acababa de morir

10 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Ay guapa, si es que yo también recuerdo eso... Fui de los que dejaron de respirar un instante, de los que derramaron lágrimas y de los que dejaron pasar por el cuerpo uno de los momentos de frustración más grandes que recuerdo... Una pena que ese acto, con el tiempo, se haya convertido casi en arma arrojadiza y de "separación" más que de unión entre las víctimas...

Pero hablemos de algo más agradable... Me encanta que pongas ese vídeo... y no me importa decir que hasta he estado en un concierto de el ínclito Raphael, si bien eso fue hace muchos años...

Ays, corro raudo a poner una canción para ti... No sé si me va a salir triste....

Shrungls, shrungls, y besos volcánicos.

EFESOR dijo...

vaya, falto unos días, me pierdo entre las playas, los formularios para que helsinki me acoja con ganas y veo cambios.. bonito post, con ganas y fuerzas... ya queda poco para la despedida

un beso bien grande.

NaT dijo...

No sé si contestarte antes el coment o el mail, jajajaja, Vulcano pero ya que estoy aqui pues empiezo por aqui.

Sí, fue un momento muy duro, muy triste, fue como salir del cuerpo, incrédula, mientras brotaban las lágrimas de impotencia y por saber que en ese mismo momento, el acto había sido real, que era real, y todas las esperanzas habían dejado de existir.
Aun conservo la cinta, que se ha quedado perdida entre otras más. Porque hay ciertas cosas que no deben olvidarse, para evitar que se repita.

Un concierto!!!! ja ja ja, lo ves yo a eso no iría nunca, me pone nerviosa tanto movimiento, prefiero oirlo en casa y pegar gritos.

Besos volcánicos y chup-chup (como las pastillas de Avecrem... que enriquecen)

NaT dijo...

Vaya!!! mientras escribía respuesta a Vulcano, te has colado por aqui Efesor cosa que me alegra.
¿Cuando te vas? supongo que andarás nerviosiiiisimo y con un montón de cosas en la cabeza. Si te llevas esto, si te llevas lo otro...
Aunque estés en la distancia espero no perder el contacto y que nos vayas contando como te va por eso lugares taaaaannn fríos.

Un beso enorme

Vulcano Lover dijo...

Pues Efesro, no sabía que ibas a Helsinki... Tengo a una amiga muy especial allí, si quieres me escribes por mail y me cuentas y te cuento. A lo mejor te viene bien el contacto...
Un abrazo
Nat, te contesté por mail, jejejej, pero igualmente te envío besos volcánicos de nuevo (y muchos chups chups apretaditos, jejeje)

Juanconmiedo dijo...

No me esperaba ese final.
Recuerdo ese dia, pero no la peli de Raphael. Una pena al final, si.
Me quedé más con el macroconcierto ese de las manos blancas. Y en fin, luego para lo que ha saervido, en fin, la política da asco. Besos matutinos.

Cinephilus dijo...

Qué intenso este post... Recuerdo perfectamente lo que hacía en ese momento... Estaba terminando una obra de teatro que esa tarde repartía a mis actrices. La obra la dedicaba a Miguel Ángel Blanco con esperanza... pero tuve que cambiar esa dedicatoria justo antes de salir de casa, al conocer la noticia... Es uno de esos momentos en los que toda una sociedad pierde su inocencia, me temo.

Bueno, guapa, cambiando de tema, te mando un besito bien gordo. Ya estoy de nuevo por aquí.
Muchos besines

Naxo dijo...

Hola hola Nat!
Me acuerdo perfectamente de ese día, a mis once añitos me marcó mucho la cuenta atrás, y ver a mi madre llorando mientras veía la triste noticia...
Bueno,nada más, tan sólo decirte que ya estoy por aquí y que a ver cuándo hablamos! Esperaba que estuvieras esta noche por el messenger, pero al final no te has metido... Has visto? Hoy trasnocho un poco y todo jeje
Un besote bien gordo!

[cecy] dijo...

no se por qué... pero cuando viene el recuerdo de una abuela (por lo menos a mi), sueles ponerte triste, aunque sea un recuerdo feliz y la verdad es que no se por qué... no debería...

bsiyos hermanaaaaaaaaaaaaaa!!!

NaT dijo...

Sí Vulcano, nuestro Efesor se nos va a tierras más frías, esperemos que no se nos congele, al menos no los dedos y siga escribiendo lo bien que escribe. El mail…. Bueno, desde este mensaje ya van unos cuentos, JAJAJAJA. Chups-chups volcánicos y besos de lava

JcM la política es un asco, esperemos que ahora sirvan esas negociaciones para algo.
Besos de lunes.

Bienvenido Cinephilus!!! Y bienhallado, otro al que se le ha echado de menos ;) Puede ser que perdiéramos la inocencia, pero parece ser que no todos y no por mucho tiempo. Aunque al menos para mi, ese fue un acto que no olvidaré. Un beso… cinéfilo

No digas eso de 11 años Naxo, que hieres mi sensibilidad!!! Es inmoral nombrar esa edad… ¡¡¡hombre ya!!! Ya ves que sí estuve, aunque tu te quedarás sin conexión, ahora te mando un mensajillo. Besos de los más gordos

Supongo que es porque las abuelas son importantes Cecy yo a las mías las perdí hace tiempo, pero no tengo la sensación de que se hayan ido, es como si estuvieran de viaje; un largo viaje y que en un momento dado nos reuniremos de nuevo. Las hermanillas también son importantes…. Y muuucho. Besazos.